Las mejores protecciones para esquiar y hacer snow con seguridad

esquiar y hacer snow

El mundo del esquí ha cambiado mucho en los últimos años: la manera de entender el esquí, las instalaciones de las estaciones, las disciplinas, los materiales y las marcas e incluso la forma de vestir o equiparnos para la nieve. No hace mucho eran pocos los esquiadores que veíamos con casco. Hoy, la mayoría lo llevan. El uso de protecciones para el esquí se ha generalizado y sabemos que, aunque nos encante esquiar, es un deporte que conlleva un cierto riesgo. Existen diversas protecciones que no son tan habituales como el casco, pero que también son recomendables para proteger zonas como la espalda, piernas y coxis, y brazos.

 protecciones para esquiar

Protección de la espalda

La protección de la espalda debe tenerse muy en cuenta en el esquí y también en la práctica del snowboard, tanto si eres principiante como si eres amante del freeride o freestyle y, por tanto, estás más expuesto a una dura caída. Antes se evitaba mucho porque los materiales eran incómodos y pesados, nada que ver con la actualidad, ya que se adaptan mucho mejor al cuerpo. Las protecciones de espalda vienen en arnés, chaleco o chaqueta (con protección más integral, para proteger codos, hombros y pecho también).

Para los niños, las protecciones de espalda, llamadas popularmente tortugas, son una de las protecciones básicas y ofrecen una seguridad extra en la espina dorsal. Las lesiones de espalda no son las más comunes, pero si se llegan a producir pueden ser muy graves.

Proteger muñecas esqui

El casco, fundamental

Un porcentaje muy alto de personas que practican deportes como el esquí o el snow hoy en día utiliza casco y es extraño ver ya a gente sin él en una estación de esquí. La oferta de cascos es muy amplia y son productos que se someten a controles de calidad y seguridad básicos. Los expertos aconsejan elegir un casco cómodo que se pueda cambiar cada pocos años. Cuando esquiamos, tarde o temprano nos caemos y un buen casco puede ofrecer una muy buena protección en los golpes que nos damos contra el suelo, que son la mayoría. Su obligatoriedad depende del país, pero en la mayoría no es de uso obligatorio, aunque las estaciones lo consideran “muy recomendable” y algunas hasta obligan a llevarlo. En muchas de las escuelas deportivas sí que los niños deben usarlo. Un estudio realizado en Canadá en 2018 indicaba que el 97% de los niños lo utilizan y que, entre los adultos, se ha pasado del 9% en 2005 al 59% en 2014.

Proteger muñecas

Si eres principiante, y además practicas snowboard, un buen consejo es protegerse las muñecas. Se debe vigilar en este aspecto porque lo cierto es que los aficionados al snow tienen el doble de probabilidades de sufrir fractura de muñecas que los esquiadores, ya que paran muchos golpes con las manos. Sólo una caída y forzar la muñeca de forma indebida puede provocarnos una importante lesión. Existen protectores de muñeca (muñequeras) para snowboard, que pueden ayudar a reducir el riesgo de lesión, y almohadillas para muñecas, de tamaño más reducido. Según el uso y nivel se puede elegir qué tipo de protección de muñeca va mejor: incluida en el guante o muñequera independiente.

accidente esqui

Otras protecciones

Para los debutantes también se recomiendan las protecciones del coxis o de las rodillas para amortiguar las caídas. Cuando aprendemos a esquiar o hacer snowboard y las caídas son frecuentes una de las zonas que más sufre suelen ser los glúteos, el coxis y los muslos. Para evitar no terminar muy doloridos, podemos llevar bajo del pantalón de esquí unas mallas elásticas cortas con placas de polipropileno duro en el coxis y en los laterales de los muslos. También hay protecciones de relleno transpirable a base de almohadillas EVA de fuerte resistencia al impacto. Las rodilleras son también una protección importante, ya que se estima que las lesiones de rodilla representan alrededor del 25-45% de todas las lesiones de esquí.

Y para evitar el dolor que produce la rigidez de las botas, se han ideado también las espinilleras de gel, que protegen contra la ficción  y amortiguan la presión. Se colocan en contacto con la piel y después se fijan a la pierna pasando el calcetín por encima.

Todas estas protecciones te ayudarán a que los descensos por las pistas de nieve sean, para la próxima temporada, además de divertidos, seguros.